Buscar
  • agdamonte9

Villa General Belgrano y Luque, apuestan a la energía solar

Actualizado: 11 de dic de 2019

https://infoagro.com.ar/villa-general-belgrano-y-luque-apuestan-a-la-energia-solar/


Hace aproximadamente unos 30 años, se desarrolló en el mundo  un fenómeno muy importante que consistió en la liberalización y desregulación de  los servicios públicos, donde la corriente del pensamiento de la regulación, entendió que podía haber un mercado de libre competencia en el segmento de generación de la energía eléctrica, es decir, podían existir muchas empresas generadoras de energía que puedan competir por “quién inyecta energía eléctrica a la red”.

Esto nos ubica en que tenemos momentos donde conviene usar el agua de los embalses y otros donde conviene que centrales a gas satisfagan los picos puntuales de demanda y así cada tecnología es competitiva en distintos momentos,  para atender la demanda al mínimo costo posible.

La implementado de este fenómeno surge en Inglaterra, en EEUU, Australia, América Latina y en la Argentina particularmente, fuimos uno de los pioneros en lo que se llama  “mercados mayoristas de energía eléctrica”, donde cualquier privado puede generar energía eléctrica, inyectarla al sistema y de ahí ser consumida por los usuarios.

Toda la infraestructura de transporte y distribución de energía eléctrica, era un servicio monopólico y hoy 30 años después, lo sigue siendo.

¿Por qué la infraestructura de red es monopólica? Porque lo más conveniente para todos, más eficiente y lo más recomendable es que haya una única red. Es decir, que no existan múltiples redes pasando por la puerta de cada vivienda, ni múltiples transformadores en cada esquina, y que haya un ente regulador que controle que esa única empresa que presta el servicio, lo haga de una forma eficiente y con la calidad exigida.

Esa es la mejor forma de organización que se ha descubierto, donde los transportistas y distribuidores tienen un área de concesión y son los únicos responsables que el servicio no se corte nunca, que sea confiable y que tenga un costo razonable.

Entonces esa organización era la que prevalecía. Sin embargo, incluso en esa época dónde había un mercado de libre competencia en la generación, las centrales generadoras de energía eléctrica eran empresas de gran porte ya que para poner a funcionar un ciclo combinado o una central nuclear,  o construir un embalse, hacen falta muchos millones de dólares.

Este sistema fue muy ventajoso para el sector eléctrico; así y todo, generó grandes concentraciones de poder y de dinero.

En los años 90 y entrado el año 2000 hemos visto grandes corporaciones dueñas del petróleo y de la energía eléctrica que abastecen el servicio energético para millones de personas.

Este sistema, si bien era la mejor forma que entendíamos para que el sector de energía fuera eficiente y competitivo, sigue concentrando el poder económico en unos pocos agentes.

Esto hizo que lleguemos a la época actual con una desigualdad muy grande, con grupos muy poderosos que controlan la economía mundial;  situación que se mantuvo hasta hace unos pocos años.

En los últimos 10 años, la energía renovable es cada vez más fuerte y competitiva , no sólo  por lo que genera en el cuidado del medio ambiente, reduciendo el impacto de las emisiones de dióxido de carbono, si no también por cómo está generando un cambio muy profundo en la estructura económica mundial.

¿Por qué? Porque ahora, cualquier persona con unos pocos miles de dólares puede competir con un petrolero árabe que antes nos vendía el GNL de medio oriente, que lo enviaba en barco, para que una central de ciclo combinado ubicada en Buenos Aires, por ejemplo, generara energía eléctrica y la inyectara al sistema mayorista.

Hoy un pequeño productor puede estar compitiendo y desplazando generación de una gran corporación petrolera y eléctrica.

Se está dando un fenómeno disruptivo que está cambiando la forma de organización económica del mundo, con lo que llaman de “Democratización de la energía”.

La energía eléctrica se está haciendo más accesible a todos y se abren las puertas para entrar en un mercado en el que es posible vender nuestra energía a la red y competir de igual a igual con una gran generadora de energía.

Este fenómeno que está ocurriendo es bastante parecido al de la Internet.

Antes  que existiera Internet, el conocimiento y los datos estaban muy monopolizados.

La información y el conocimiento estaban concentrados en algunos pocos y la Internet vino a democratizar esa información.

En la actualidad cualquier persona accede a Google,  Instagram o Facebook; informa y se  informa. La Internet es una red que todos compartimos y que todos usamos y aprovechamos. Poder subir información a la red y bajarla,  es un derecho que tenemos todos como usuarios y esto ha permitido democratizar la información.

La Enernet es la Internet de la Energía y es la que va a permitir en un futuro inmediato, intercambiar energía con la red, comprar y vender libremente, por supuesto contando con una red confiable y robusta.

Todo este fenómeno que se está dando, nos está haciendo dar un salto cuántico en relación con la energía eléctrica democrática, a la cual todos tenemos acceso. Todos podemos comprar un panel, consumir nuestra propia energía y  venderle energía eléctrica a la red en  momentos determinados

Después de este primer estadio, en el mundo se desarrollan a gran velocidad las Redes Inteligentes de energía (SMART GRID), la Internet de las Cosas (IoT- Internet of Things) y los sistemas Blockchain, que  combinados permitirán que miles de millones de dispositivos, conectados a la Internet y la Enernet, puedan realizar transacciones sin la intervención humana, de manera segura, transparente, horizontal (peer to peer) y distribuida. Estas transacciones incluyen compra y venta de bienes y servicios, entre ellos, energía e información.

Para que este nuevo paradigma sea exitoso, no se debe dejar de lado la importancia de la Red Eléctrica; necesitamos de la red siempre, ya que durante el día la precisamos para inyectarle energía eléctrica y a la noche la utilizamos para prender las luces, que con los paneles no podrían encender.

De ahí la importancia que  la red eléctrica tiene que estar disponible siempre. Y esa red tiene que ser moderna, robusta, inteligente y requiere de importantes volúmenes de inversión.

Por estas razones las Distribuidoras y las Cooperativas Eléctricas son indispensables para que podamos acceder a esa energía eléctrica, inyectándola y consumiéndola cuando necesitamos.

Pronto, cuando tengamos automóviles eléctricos, uno de los múltiples dispositivos de la IoT vamos a necesitar conectarlos en cualquier punto de la red y que la energía esté disponible inmediatamente. Además vamos a exigir que se pueda comprar la energía cuando sea barata o la batería este agotada, pero también poder vender la energía almacenada en la batería cuando haya altos precios en el mercado mayorista.

También requeriremos de roaming eléctrico, pago con criptomonedas y tecnología blockchain para balancear la energía consumida por el vehículo con la generada por nuestros paneles fotovoltaicos ubicados en otro punto de la red.

Por estas razones necesitamos una red cada vez más robusta, cada vez más inteligente y cada vez más automática. Necesitamos que esta red sobreviva a los cambios tecnológicos porque es indispensable para que todos podamos aprovechar lo que el mundo moderno va a ofrecer en esta interconectividad de energía eléctrica.

Vamos hacia un mundo de energía democrática donde todos inyectan y extraen energía eléctrica en forma inmediata en cualquier punto de la red de manera libre. Por supuesto, todos pagando un peaje para operar y mantener esa red que necesitamos que siempre esté disponible para todos.

El nuevo paradigma del sector eléctrico tiene 4 Ds, ya que es Descarbonizado, Democrático, Descentralizado y Digitalizado.


Comunidades Solares

El concepto de Comunidades Solares es una nueva forma de pensar en la Energía Solar y en la Generación Distribuida de Energía Eléctrica. Pensando más allá de las instalaciones solares fotovoltaicas en domicilios o empresas, diseñamos un esquema que consiste en desarrollar un parque solar a gran escala, donde todos los vecinos de una localidad o barrio puedan invertir y gozar de los múltiples beneficios que trae la generación de energía solar limpia pero sin las desventajas que traen consigo los sistemas instalados sobre el techo de las edificaciones particulares.

El concepto surge de una amenaza detectada que tiene la EPEC y todas las Cooperativas Eléctricas de Córdoba. La Generación Distribuida (GD) es una realidad aprobada por la Ley Nacional 27.424 que establece que todos los usuarios eléctricos del país tienen el derecho a generar su propia energía de fuente renovable e inyectar los excedentes de esa energía a la red.

La GD representa un riesgo/amenaza para las Distribuidoras porque a medida que los usuarios, de manera progresiva, van generando su propia energía, dejan de pagar lo que se conoce como VAD (Valor Agregado de Distribución).

El VAD es un componente de la factura eléctrica que la Distribuidora cobra a los usuarios para recuperar los costos de las inversiones, la operación y el mantenimiento de redes, transformadores, etc.

Mientras más usuarios deciden generar su propia energía en el techo de sus propiedades, menos ingresos percibe la Distribuidora. Esto puede traer graves consecuencias para el funcionamiento de las Distribuidoras, al punto de caer en la quiebra.

Como dijimos al principio, la Red Eléctrica es imprescindible para que el nuevo paradigma se logre. La Comunidad Solar blinda a la Distribuidora Eléctrica contra esta amenaza, además de los múltiples beneficios que trae a los usuarios, la calidad del servicio y en especial al Medio Ambiente.

La Comunidad Solar es una idea innovadora porque es colaborativa, es cooperativa, aprovecha las economías de escala y además se le encarga a la distribuidora, que es la experta en el servicio de energía eléctrica, que se ocupe de operar y mantener el parque solar y de esta forma no tener los paneles en los techos de nuestras casas con todos los problemas que puedan surgir. Las instalaciones domiciliarias tienen muchos detalles a tener en cuenta si uno quiere operar la instalación con alta eficiencia. En cambio toda esa problemática se resuelve en un parque comunitario donde los usuarios invierten y se les garantiza que van a tener un descuento en la factura igual al que tendrían si invierten en el techo de su vivienda.

La Comunidad Solar tiene la ventaja  que el usuario puede aumentar su inversión, a medida que quiera y pueda hacerlo  ya que es totalmente flexible, a diferencia de hacerlo sobre la propia vivienda donde se invierte una determinada cantidad con su consecuente escala, teniendo que disponer  todo el capital junto para instalarlo.

En la Comunidad Solar es escalable. Al principio se invierte un monto inicial y luego montos adicionales en función de su vocación y posibilidades.

También reporta un ahorro en la factura con efecto  inmediato, al mes siguiente de la inversión. En  caso de mudanza, si el usuario colocó los paneles en el techo de su vivienda, debe reinstalarlos o intentar venderlos con la consecuente pérdida de valor. En cambio en la Comunidad Solar, lo que se adquiere es un derecho a un descuento de determinados kWh en la factura, por lo que si el usuario se muda, sigue disponiendo del mismo derecho ya que los paneles se encuentran en el parque solar comunitario.

Los beneficios que tiene la Comunidad Solar son muy abarcativos:  desde comodidad, la reducción de riesgos, el impacto estético, y las economías de escala que tienen en el tamaño.

Existen a nivel mundial,  comunidades solares que se están desarrollando a gran velocidad. Tal es el caso de Nueva York donde hay un proyecto de Comunidad Solar destinada a  personas de menores recursos, donde ellos mismos se capacitan en la cooperativa de su región y trabajan en la construcción del parque. Esa es la manera que acceden a ser parte y propietarios del parque comunitario lo cual les permite el acceso a la Generación Distribuida para los usuarios de todas la condiciones sociales y deja de ser algo privativo para quienes tienen mayor poder adquisitivo

En nuestra realidad, en Córdoba, parte de la factura que pagamos, es destinada  a la EPEC o las Cooperativas; luego al mercado mayorista y de ahí al generador de energía eléctrica que paga el gas natural que vino en forma de GNL de Medio Oriente.

En cambio en la Comunidad Solar, una buena parte ese dinero se  queda en la región para pagar la mano de obra de la construcción del parque, los inversionistas del parque, etc.

Es decir,  invertir en una Comunidad Solar significa que gran parte del dinero se queda en la misma, contribuyendo al desarrollo de la economía regional.


Desafío de IRIS ENERGÍA para  Córdoba

Identificado el nuevo paradigma y la visión, desde IRIS ENEGÍA  tenemos la decisión de contribuir positivamente para que Córdoba se transforme en la provincia pionera , en desarrollo de un sector energético Descarbonizado, Digitalizado, Democrático y Distribuido, con usuarios empoderados y una red robusta.

El tendencia del mercado eléctrico requiere la participación de nuevas empresas locales, que trabajen intensamente junto a las Distribuidoras, el ERSEP y el Ministerio de Agua, Ambiente y Servicios Públicos, para conseguir una transición dinámica hacia un sistema que beneficie a todos.

El mercado de Comunidades Solares en Argentina es un mercado que aún se mantiene inexplorado. Existen grandes empresas que desarrollan parques de generación de energía solar a gran escala  y venden su energía al mercado mayorista de energía del país (CAMMESA); estas empresas son las que participan en programas como el RenovAr.

Si bien existen innumerables empresas que se dedican a la instalación de sistemas fotovoltaicos en residencias, comercios e industrias, ninguna de ellas hasta ahora, ha trabajado sobre el concepto  de involucrar a los usuarios en el desarrollo y constituirse así en propietarios de los parques solares.

IRIS ENERGÍA cuenta con el conocimiento del mercado eléctrico, regulación, tarifas, etc. y dispone de herramientas para desarrollar las Comunidades Solares y su implementación  con éxito.

El desarrollo sólo será posible con un trabajo  en conjunto entre las Distribuidoras, el ERSEP y el Ministerio, para beneficio de los usuarios y todos los actores presentes y futuros de nuestro prometedor nuevo sector eléctrico cordobés.

Los que se sumaron:

Es la primera muestra de un modelo que ya tentó a Villa General Belgrano cuyo intendente, Oscar Santarelli, también apostará al modelo de Comunidad Eléctrica con múltiples beneficios:

se genera energía limpia y a un costo más conveniente.se agrupan los paneles solares en un solo predio (y se evita la proliferación de estas estructuras sobre los techos de las viviendas que -sobre todo en el caso VGB– afean el paisaje y la arquitectura.se consiguen fuertes economías de escala: si generar un 1 vatio en el techo de tu casa demanda una inversión de US$ 3, hacerlo en una comunidad o parque necesita solo US$ 1 por vatio, por las sinergias de costos, eliminación de estructuras y honorarios de especialistas.

Comunidad Solar Luque

La Cooperativa Eléctrica de Luque es la primera en tomar la iniciativa y comenzar junto a Iris Energía, con la construcción del Parque Solar en el esquema de Comunidad Solar

El objetivo para Luque es llegar a un parque solar que cuente con una dimensión de 1,5 MW de potencia instalada, para lo cual se prevé un trabajo en etapas que serán sucesivas hasta alcanzar el máximo de potencia pretendida.

La comunidad de Luque es un caso piloto en el lanzamiento de las Comunidades Solares y en este momento se encuentra en la etapa 1 de su construcción, sobre una superficie de 600 m2, compuesta por un inverter de 25 KW que contienen a 90 paneles solares y sus estructuras de hormigón, fabricadas por Hormicoop que depende de la propia Cooperativa de Luque.

Acerca de Iris Energía

IRIS ENERGÍA, nace como una nueva rama de la consultora QUANTUM S.A., empresa especializada en servicios públicos, que cuenta con una vasta experiencia a lo largo de sus más de veinte años de actuación en el sector energético. http://quantumamerica.com/

Como una entidad especializada en estudiar mercados energéticos de todo el mundo, desde QUANTUM identificamos la oportunidad de tomar acción en el nuevo modelo de negocio eléctrico, producto del efecto del Cambio Climático y el desarrollo de tecnologías disruptivas en el sector, a través de IRIS ENERGÍA.

Desde marzo de 2018, IRIS ENERGÍA se dedica a participar activamente de la revolución energética con el objetivo de mitigar el cambio climático, democratizar la energía y empoderar a nuestra comunidad.


Nuestros datos de contacto

info @irisenergia.com.ar

+54 9 351 7035589

Menéndez Pidal 3857 B° Urca. Córdoba, Argentina

30 vistas